Header Ads




El alcalde que odia las bicicletas eléctricas





Nueva York, la ciudad que ha demostrado estar siempre a la vanguardia en los EUA, defraudó esta vez a los entusiastas de la cultura ecológica y de la movilidad sustentable, prohibiendo recientemente la circulación y venta de las Bicicletas eléctricas en todo su territorio.

Esta medida que no tiene asidero, a contratiempo de esta era, y en contraste absoluto con otras ciudades líderes en calidad de vida del mundo, tomó por sorpresa a la inmensa masa de ciclistas que usan bicicletas eléctricas. La mayoria de ellos no son simples paseantes, sino que utilizan realmente a la bicicleta eléctrica como un medio de transporte válido y alternativo, que les redunda cuantiosos beneficios, tanto por su practicidad como por sus ventajas en costos y economía.

El alcalde de Nueva York Bill de Blasio, con argumentos muy pobres, lidera esta cruzada en contra del uso de las ebikes, multando fuertemente a los ciclistas y ahora también a las tiendas de venta en Nueva York.

Mientras en todo el mundo se facilita y se crean programas desde el estado para extender su uso, promoviendo financiamientos e incluso subvencionando a ciudadanos para que tomen el hábito de esta nueva movilidad, en Nueva York se los persigue.

Estas medidas ya han generado la reacción de ciclistas y de numerosos trabajadores, muchos de ellos inmigrantes, con marchas de protesta que reclaman se considere sus necesidades, derechos y se legalize su uso.

El alcalde de NY, no esta considerando sus consecuencias, las casi 1000 bicicletas confiscadas hasta el momento se convertirán en otros vehículos como scooters a gasolina, motos a gasolina, o autos, lo cual lleva a generar mas contaminación, polución, inseguridad vial, contaminación sonora, problemas respitatorios, embotellamientos de transito, etc, etc,

Alex Logemann, lider y promotor del uso de la bicicleta en la ONG PeopleForBikes, sostiene que en relacion a las bicicletas eléctricas, se busca integrarlas al sistema normativo de las ciudades, y así sumar nuevos adeptos a la vida sana.

“Me cuesta mucho encontrar un ejemplo de otra ciudad que adopte el enfoque de Nueva York“, dijo Logemann, especializado en asesoramiento para gobiernos y alcaldías sobre estos temas.

Logemann, destaca la confusión de los que poco conocen acerca de las bicicletas eléctricas, confundiendo una bicicleta con un scooter, y sosteniendo que debería tener cada cual su propia clasificación. También sugiere que aquellas que alcanzan un máx de 32 km/h debe ser consideradas bicicletas comunes porque esta velocidad es la misma que en cualquier bicicleta convencional, citando estudios de la Univ de Tennessee que afirman que los ciclistas eléctricos se comportan del mismo modo que los ciclistas convencionales.

Desde bicicletaselectricas.club hacemos nuestro el descontento sobre estas medidas extremas, sin sentido, de intolerancia y fuera de toda lógica, que se opone a una mejor calidad de vida de los ciudadanos y en politicas de transporte que beneficien a todos.